Lanzamiento de la nueva fase del Programa global de Pequeñas Donaciones del GEF: Apoyo a las acciones locales para la recuperación del medio ambiente

Noviembre 23, 2020

El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), del GEF se complace en anunciar el inicio de su nueva fase operativa: la Séptima Fase Operativa de 2020 a 2024, con una nueva estrategia y compromisos financieros renovados. El PPD está financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) o GEF, por sus siglas en inglés, y otros socios y es implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Con una financiación del FMAM-7 aprobada de $128 millones de dólares para el programa mundial y una financiación adicional prevista de más de $100 millones de dólares para esta fase operativa de cuatro años, el PPD lanzará en los próximos meses su primera convocatoria de propuestas en más de 128 países participantes.

Mujeres indígenas

Las propuestas de cada país participante identificará ideas innovadoras e inclusivas de la sociedad civil y grupos comunitarios, con un enfoque específico en los pueblos indígenas, los jóvenes, las mujeres y las personas con discapacidad, y abordará eficazmente los desafíos ambientales globales actuales, incluidas las acciones pertinentes en respuesta a la pandemia de COVID-19 y para la recuperación del medio ambiente. El mecanismo descentralizado y comprobado del PPD continuará empoderando a las comunidades locales y los pueblos indígenas como motores del cambio sistémico para el desarrollo sostenible.

“Para revertir con éxito la degradación ambiental necesitamos que todos nos pongamos manos a la obra. El Programa de Pequeñas Donaciones del GEF empodera a las comunidades de primera línea y la sociedad civil para abordar la pérdida de biodiversidad, el cambio climático y otras preocupaciones ambientales críticas, de una manera que tenga sentido para las condiciones locales”, dijo Carlos Manuel Rodríguez, director ejecutivo y presidente del FMAM.

Agricultoras en África

“La variedad de iniciativas respaldadas por el PPD a nivel de paisajes terrestres y marinos se suman a un trabajo de gran impacto que está ayudando a construir ecosistemas más resilientes y comunidades más informadas; esto es fundamental mientras trabajamos para abordar las causas fundamentales del daño ambiental para prevenir futuros desastres, incluidas las pandemias».

Desde su creación en 1992, el PPD ha apoyado más de 25.000 proyectos en 133 países, proporcionando más de USD 650 millones en donaciones a organizaciones de la sociedad civil y comunidades locales. El PPD reconoce que estas son socios clave, proveedores de soluciones para abordar las causas de la degradación ambiental global. 

 

Además de brindar beneficios ambientales globales de manera efectiva, estos proyectos han contribuido a empoderar a la sociedad civil y a mejorar el espacio cívico necesario a nivel nacional y mundial para una participación más inclusiva y holística de todos los sectores de la sociedad, en la búsqueda del desarrollo sostenible.

“Al PNUD le enorgullece que se le haya confiado la implementación del PPD, con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, durante las últimas tres décadas. Es un programa insignia que ofrece soluciones innovadoras basadas en la naturaleza, impulsadas por acciones locales. La crisis a la que nos enfrentamos con COVID-19 muestra claramente por qué la relación entre las personas y el planeta debe estar en el centro de atención para superar esta pandemia, al igual que en el centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El alcance y la asociación de larga trayectoria del PPD a través del PNUD-GEF, junto con las comunidades locales, incluidas las mujeres, los pueblos indígenas, los jóvenes y las personas con discapacidad, son fundamentales para abordar la crisis que enfrentamos hoy. El PNUD espera con gran ilusión continuar su sólida asociación con el GEF y otros donantes para el funcionamiento del PPD y ampliar aún más el trabajo». Declaró el Sr. Haoliang Xu, Administrador Auxiliar y Director de Apoyo a Políticas y Programas del PNUD.

En la séptima fase operativa, el PPP centrará su operación en promover y apoyar iniciativas escalables a nivel local para abordar problemas ambientales globales en paisajes terrestres y marinos que sean prioritarios. Apoyará proyectos que sirvan como incubadoras de innovación, ampliando potencialmente la replicación de mejores prácticas y enfoques a través de proyectos más grandes que son apoyados por el GEF y / u otros socios, y actúan como motor de cambios sistémicos. El objetivo se logrará mediante los enfoques centrales de PPD en torno a la inclusión, la innovación y el impacto.

En particular, el PPD otorgará prioridad a las siguientes iniciativas estratégicas que están diseñadas para promover enfoques integrados a los problemas ambientales globales clave a nivel comunitario, en línea con las áreas focales relevantes del GEF y las estrategias del Programa de Impacto: (a) Agricultura y Pesca Sostenibles ; (b) Beneficios de acceso a energía con bajas emisiones de carbono; c) Conservación de especies y ecosistemas amenazados basados ​​en la comunidad: tierra y agua; d) Coaliciones locales y mundiales en materia de gestión de desechos y productos químicos; y (e) Catalizar el desarrollo urbano sostenible.

Además, el PPD seguirá ampliando la implementación de sus iniciativas transversales sobre inclusión social y plataformas de diálogo con las organizaciones locales y comunidades locales con el gobierno y el sector privado. Estas iniciativas garantizan que las voces de las comunidades locales y los grupos vulnerables se integren en los debates nacionales y mundiales sobre el desarrollo sostenible.

“Junto con nuestros socios y equipos de país, el PPD acelerará y renovará su apoyo en esta nueva fase para continuar contribuyendo al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los beneficios ambientales globales a través de acciones locales con impacto global”, dijo Yoko Watanabe, gerente global del PPD.

Plástico en Vietnam

Durante la antigua sexta fase operativa (2016-2019), el PPD logró importantes beneficios ambientales y socioeconómicos locales a través de más de 3500 proyectos. Estos influyeron positivamente en la gestión de 1.782 áreas protegidas, incluidos los pueblos indígenas y los territorios y áreas conservadas por la comunidad, por un total de aproximadamente 33 millones de hectáreas. Los proyectos de cambio climático apoyaron a 54.636 hogares en sus esfuerzos por lograr acceso a la energía y beneficios adicionales, incluidos mayores ingresos, beneficios para la salud y mejores servicios ambientales; 1,6 millones de hectáreas de tierra se sometieron a prácticas mejoradas de gestión, incluidos bosques, tierras agrícolas y cursos de agua y 992,370 miembros de la comunidad pudieron adoptar prácticas mejoradas de gestión forestal y de tierras agrícolas; 103.186 hectáreas de áreas marinas, costeras y caladeros se sometieron a un manejo sostenible y se eliminaron adecuadamente 159 toneladas de plaguicidas. Además, el PPD ha fortalecido las capacidades de 3.490 organizaciones de la sociedad civil y 2.793 comunidades locales, que comprenden más de 95.174 personas, para abordar múltiples desafíos en todos los Acuerdos Ambientales Multilaterales relevantes. Por lo tanto, el PPD está preparado para lograr resultados aún mayores durante esta nueva fase en cooperación con todos los socios y partidarios.

Lee el artículo en inglés, aquí.